El Obispo se reúne con el Presidente de Mensajeros de la Paz en Jordania

diocesisdejaen.es | 9 de junio de 2017

El sacerdote de origen palestino, D. Carlos Jaar, está en Jaén dando testimonio por distintas localidades del drama que viven muchos cristianos perseguidos en el mundo, en concreto, los iraquíes y sirios a los que él ayuda.

Junto con el Presidente de la Fundación Mensajeros de la Paz, el sacerdote diocesano, D. Julio Millán, visitaban, en la tarde de ayer al Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro.

El Obispo los recibió con mucha alegría y prestó atención a la dura experiencia que le relató el sacerdote que realiza labores pastorales en Ammán. Durante la entrevista, que fue en todo momento muy fraternal, D. Carlos Jaar contó al Obispo diocesano la dura realidad de los iraquíes y sirios, que perseguidos por su fe en Cristo, tuvieron que huir de su país. Él les dio refugio en Ammán, capital del Reino Hachemita de Jordania, un país donde los cristianos no pueden trabajar ni escolarizar a sus hijos,  por el mero hecho de profesar su fe en Jesucristo, y sólo pueden vivir de la caridad.

Presidente Mensajeros de la Paz Jordania con el Obispo de Jaén

D. Julio Millán, presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía, D. Amadeo Rodríguez, obispo de Jaén y el padre Carlos Jaar, presidente de Mensajeros de la Paz Jordania, en el obispado de Jaén

El Obispo se mostró conmovido por la situación de tantas familias cristianas perseguidas. También, D. Carlos Jaar le contó su experiencia de acogidas a través de Mensajeros de la Paz. Gracias a esta ONG reciben alimento, cobijo, educación, medicinas y sobre todo esperanza más de 1.600 familias.

El Prelado jiennense, disculpó su asistencia este viernes a la cena-gala solidaria que, por séptimo año consecutivo, organiza en Jaén Mensajeros de la Paz , ya que Don Amadeo tiene previsto en agenda ofrecer una conferencia en la Archidiócesis de Mérida Badajoz. Pero ofreció todo su apoyo a D. Carlos Jaar y se congratuló por la gran labor con los más desfavorecidos y con los perseguidos, que este sacerdote está realizando en Oriente Medio, con la ayuda de Mensajeros de la Paz.