Arjona arropa al padre Ángel y a Julio Millán en el descubrimiento de la calle «Mensajeros de la paz»

El padre Ángel, junto al presidente de la fundación, el jiennense Julio Millán, y el alcalde de Arjona han sido los encargados de descubrir el hito con el nombre de la calle.

 

Artículo original de Vivir Arjona

El padre Ángel y el sacerdote jiennense Julio Millán visitaban hoy Arjona para asistir al descubrimiento de la calle que ya lleva el nombre de la fundación de la que forman parte, «Mensajeros de la paz». Ambos han visitado previamente la sala de Alcaldía del Ayuntamiento y han sido recibidos por el alcalde de Arjona y los miembros de la corporación municipal. El padre Ángel, fundador de la ONG que desde hoy da nombre a la trasera de la calle Velázquez, ha dejado su impronta en el libro de honor del Consistorio arjonero. Además, el alcalde de Arjona, Juan Latorre, les ha obsequiado con una réplica de la placa que desde hoy da nombre a la calle «Mensajeros de la paz».

Tras el descubrimiento del nombre, ya en la propia calle y ante una gran cantidad de arjoneros que no han querido perderse el instante ni han dejado pasar la oportunidad de retratarse junto al mediático padre Ángel y saludar a Julio Millán, quien pasó tres años en Arjona como sacerdote y guarda un recuerdo muy especial de la ciudad, se han dirigido a los presentes. El primero en hacerlo ha sido el alcalde, Juan Latorre, quien ha puesto en valor la labor que esta ONG realiza a diario:

«Gracias por hacer el esfuerzo de venir hasta Arjona para encontraros con nosotros y recibir el cariño y reconocimiento de nuestro pueblo a la labor que tan generosamente desarrolláis y de la que tan orgullosos y orgullosas nos sentimos los arjoneros y arjoneras», explicaba el primer edil.

«Arjona se reconoce como un pueblo solidario y hoy quiere ser agradecido con Mensajeros de la paz, disponiendo que esta calle lleve el nombre de vuestra ONG, reconociendo, además, la labor que hacéis y mirando de tú a tú, en pie de igualdad», añadía Latorre.

Por su parte, el sacerdote y también presidente de la fundación Mensajeros de la paz, el jiennense Julio Millán, se mostraba muy agradecido y recordaba al inicio de su discurso su paso por Arjona y el grato y cálido recuerdo que aún guarda de ello.

«Yo viví con vosotros tres años, que fueron nada pero fueron tan intensos que parece que pasé media vida. Mi experiencia en Arjona es inabarcable y es inexpresable, solo me rezuma el corazón decir gracias y gracias muy grande», explicaba Millán.

El presidente de la fundación contaba qué fue lo primero que le dijo al alcalde cuando le comunicó la decisión del pleno de nombrar la calle con «Mensajeros de la paz»: «Yo estoy emocionado porque ni me esperaba esto, cuando me llamó vuestro alcalde dije: ‘¿Cómo se te ha ocurrido?’», explicaba entre risas Julio Millán.

El último en expresar su gratitud era el padre Ángel, que contaba

«Solo deciros esas palabras que nunca mejor que ahora a uno le salen de verdad si soy capaz de pronunciarlas, que son las palabras del Papa Francisco. El Papa Francisco dice que no nos acostemos nunca sin decir esas tres palabras mágicas de ‘perdón, te quiero y gracias’ y hoy creo que son esas palabras y que no hace falta esperar a acostarse», explicaba el padre Ángel.

«Detrás de esta placa hay muchos niños, muchos hombres, muchas mujeres, que sin duda unos desde otro lugar ya muy lejos y muy cerca hoy están aplaudiendo y deciros en nombre de ellos, gracias, gracias y gracias de corazón», añadía el fundador de «Mensajeros de la paz» visiblemente ilusionado.

El nombramiento de esta calle situada a las espaldas de la calle Velázquez se aprobaba en el pleno del pasado 21 de diciembre de 2018.