El corazón de Europa muestra al mundo la expresión de la pobreza

Exposición de Mensajeros de la Paz en Bruselas de la mano de Diario JAÉN

 

diariojaen.es | 18 FEB 2020

Entre el habitual trasiego de políticos, técnicos, asesores y trabajadores del inmenso edificio del Parlamento Europeo, el corazón de los veintisiete países protegidos bajo un paraguas común, un rincón del edificio Altiero Spinelli se preparaba para acoger un acontecimiento que despertó la atención de quienes por allí transitaban. Un equipo de Diario JAÉN ultimaba los detalles de una exposición inédita cuando visitantes, en diferentes idiomas, se paraban ávidos de conocer lo que allí se cocía.

Hoy, a las doce y media de la mañana, se abre a los cinco continentes una muestra fotográfica que es un fiel retrato de la pobreza, de la dignidad humana, de la solidaridad que no entiende de fronteras y de la fuerza que despierta la mirada de un niño o el gesto de una persona mayor que sufre y que, a la vez, agradece una mano amiga.

 

“La solidaridad alimenta (nuestros) corazones”

“La solidaridad alimenta (nuestros) corazones” es la puerta de entrada de un recorrido por la pobreza en el mundo, a través de treinta imágenes que a nadie deja indiferente. Con frases que van directas al corazón, escritas en español, inglés y francés, pretende relatar una realidad que, aunque duele, existe y a la que Mensajeros de la Paz, promotor de la iniciativa, intenta poner remedio con un trabajo impagable.

El padre Ángel, fiel colaborador de Mensajeros-Edad Dorada Andalucía —a través de su presidente, Julio Millán—, ejercerá de maestro de ceremonias en una inauguración a la que están invitados los eurodiputados españoles, además de responsables de diferentes sectores en Bruselas. También habrá importante representación jiennense en una puesta de largo mediante la que la ONG más internacional “toma” el Parlamento de la mano de la eurodiputada Adriana Maldonado.

“Entre todos podemos hacer un mundo mejor, está en nuestra mano y esta preciosa exposición de niños y mayores es un cántico a la solidaridad humana”. La frase del padre Ángel invita a vivirla.