No perder de vista lo esencial ¡Jaén también existe!

Los seres humanos tenemos capacidad para señalar nuestras necesidades cuando nos aprieta el zapato, es el caso de la esperanza puesta en el proyecto militar que tanta falta nos hacía para estimular nuestra economía jaenera y que se diluyó como azucarillo. Pero también tenemos tendencia habitual a entretenernos con las flores del camino cuando vamos avanzando o a mirarnos unos a otros y perder el tiempo en lo que ya no es fundamental. Vamos a centrarnos: Jaén necesita un empujón motivador para ponernos en el mapa de la vida y dejar de ser “el hermano pobre”. Eso es lo esencial, lo demás tiene que estar en función de eso. Por tanto no vale perder energías en protagonismos ni en postureo de “yo lo hice”, porque eso nos entretiene y debilita.

Esto es de cultura general, que decía mi padre, y de sentido común y de economía de familia. Un dirigente político es el padre de una casa grande, que debe mirar por todos, pero que muchas veces debe hacer de madre. ¿Por qué? Porque la madre aunque dice “que dedo me corto que no me duela”, sabe en silencio arropar al que pasa más frío, y a veces con su economía de ahorro guardar un poquito para arrimárselo al débil, que buena falta le hace, y hacerlo en silencio.

¿Caridad o justicia? Yo estoy convencido que es justicia. Lo que pasa que depende que entiendo yo por justicia.

Todavía estamos en los modelos de derecho romano de justicia que es “dar a cada uno lo suyo o lo que le pertenece”. Y está muy bien, es equidad. Pero yo valoro mucho más el sentido de justicia bíblico y que está en las entrañas del corazón De Dios, que es “padre pero con corazón de madre”. Y para ese Dios compasivo “justicia es ayudar al que por sí solo no puede salir adelante”. Es una justicia para equilibrar, igualar y recuperar al más necesitado poniéndolo en el camino y que pueda tener las mismas posibilidades. Eso haría un buen dirigente.

Pero eso no es lo que ha pasado con Jaén. Aquí ha pasado lo que pasa siempre: ¡tienes padrino, te bautizas…!

El gobierno y sus dirigentes debían de mirar mucho más a provincias y lugares más deprimidos. ¿No hablan tanto de la España vaciada? ¡Pero si eso no le interesa a ellos!

Equilibrar territorios es de justicia, es de necesidad, y es la única manera de fijar territorio, y ayudar a que la gente sea feliz.

Señores dirigentes: la pobreza es muy mala y es peligrosa. Luego no digamos que la gente se pone agresiva y violenta. Tendamos la mano a quien más necesita eso es invertir en futuro y en paz.

Eso pasa con los países más pobres del planeta tierra. Y eso pasa con las provincias más pobres no, empobrecidas por falta de inversiones. Y eso pasa con una familia cuando es pobre, aunque con dignidad. Una madre por sus hijos “mata”.

Pues por favor ya está bien de mirar siempre al norte. ¿Son mejores que nosotros? Algunos se creen de primera y aquí en el sur estamos “los vagos” que nos gusta el sol y la cerveza. Todavía hay gente que piensa así. ¡Yo no sé con qué mano de obra salieron algunas autonomías adelante! Si en el sur nos hubiesen mimado igual estaríamos hablando de otra cosa.

Pero no nos distraigamos… sólo digo que Jaén también existe.