Una apuesta por las personas con discapacidad y con trastornos de conducta

PREMIO REINO DE JAÉN «EL CONDADO»

Edad Dorada-Mensajeros de la Paz

Diario Jaén, 29 de abril de 2022
por Juan Rafael Hinojosa

Toda una declaración de intenciones: ALMA.

Ese es el nombre con el que acaba de abrir sus puertas la residencia de Arquillos, construida para albergar a personas con discapacidad, pero con cierta autonomía. La prestación del esperado servicio corre a cargo de la entidad Edad Dorada-Mensajeros de la Paz, declarada de utilidad pública.

El presidente de la organización, Julio Millán Medina, indica que la iniciativa se puso en marcha después de recibir la llamada del alcalde arquillero, Miguel Ángel Manrique. «Nos ilusionó por abrirnos a discapacidad», indica el sacerdote, quien valora las potencialidades de este proyecto.

Según explica Millán, las instalaciones se estrenaron hace alrededor de diez días. Aunque cuenta con 21 plazas, por el momento, sólo hay dos residentes, procedentes de Úbeda y Baeza. La llegada del tercero es inminente. Próximamente se cubrirán las que quedan.

Los usuarios, destaca el representante de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz, son enviados por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. El responsable subraya el respaldo de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento por la promoción de las personas con discapacidad. Además, desvela que la residencia lleva aparejado un centro ocupacional, donde se impartirán talleres de jardinería y huertos familiares. De esta manera, los residentes estarán ocupados.

La edad de las personas que se alojen en las instalaciones de la Residencia Alma, debe estar comprendida entre dieciocho y sesenta y cinco años.

El complejo se ubica en la entrada de Arquillos. Julio Millán Medina resalta que, aunque el aspecto exterior es «feote», por dentro, las dependencias están muy bien ocupadas: «Tienen de todo, inclusive habitaciones individuales, cafetería y terapia», subraya. La idea es que los residentes vivan en las mejores condiciones.

Otra cuestión relevante es la creación de empleo. Ahora hay tres personas trabajando, una de ellas es la directora, pero cuando funcione al 100% la iniciativa, se llegará a ocho.

«Tenemos una apuesta por las personas con discapacidad y con trastornos de conducta. Abrir la residencia de Arquillos nos ilusiona», afirma el presidente.

De hecho, Edad Dorada-Mensajeros de la Paz ya tiene otras experiencias en esta área, como el piso tutelado existente en Alcalá la Real y la residencia Altos de Jontoya, donde viven varias decenas de discapacitados mayores de 65 años.

Respecto a las perspectivas, Millán asegura que el objetivo es mantener los centros que se gestionan y llevarlos lo mejor posible, pensando en los residentes.