Papa Francisco recibiendo un presente del Padre Ángel García

El Papa Francisco al Padre Ángel en Roma: “Seguí, Ángel. Ellos sí que son la carne de Cristo”

Los “sintecho” de San Antón le han entregado un cuadro con la imagen del altar de la iglesia que les acoge.

(Mensajeros de la Paz).- “Seguí, Ángel. Ellos sí que son la carne de Cristo”. El Padre Ángel García, fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, ha concelebrado, junto al Papa Francisco, la misa de esta mañana en Casa Santa Marta, la residencia de Francisco. Al terminar la celebración, el sacerdote asturiano ha podido saludar al Papa, que le ha felicitado por la labor que el presidente de Mensajeros realiza en la iglesia de San Antón.

“Seguí, Ángel. Ellos sí que son la carne de Cristo”, han sido las palabras que el Padre Ángel ha contado haber recibido del Papa de Roma, en referencia a los sintecho a los que la ONG del P. Ángel atiende.

Papa Francisco recibiendo un presente del Padre Ángel García

Papa Francisco recibiendo un presente del Padre Ángel García

“Ha sido precioso. En la homilía nos ha hablado del amor y después, cuando me he acercado a saludarle, me ha dicho que todos los templos deberían estar abiertos las 24 horas, como el mío”, declara el presidente de Mensajeros. Ha pedido al fotógrafo que nos hiciera una foto. Aún sigo impresionado.

El fundador de Mensajeros le ha regalado al Papa en Santa Marta un dibujo original del altar de la iglesia que un sintecho, que dibuja dentro de San Antón, ha realizado. “Michael siempre pinta sentado en uno de los bancos de San Antón. Me ha alegrado mucho poder hacerle este regalo al Papa”, comenta el Padre Ángel.

El cardenal español Santos Abril, actual arcipreste de la Basílica papal Santa María la Mayor, ha recibido a primera hora de la mañana, dentro del Vaticano, al grupo de personas sin hogar que está realizando esta peregrinación. El Padre Ángel se ha unido, tras su paso por Santa Marta.

Santos Abril ha oficiado una misa en la que ha explicado que, cuando conoció al Papa Francisco, sin ser Papa ya “iba a visitar los lugares de aquellos que no tenían ningún lugar, porque su vocación es servir a la dignidad de todo ser humano”. Emocionado por recibir a los sintecho del Padre Ángel en Roma, les ha animado a apoyarse los unos a los otros, para poder salir adelante.

Comitiva de la iglesia de San Antón en la embajada en Roma

Comitiva de la iglesia de San Antón en la embajada en Roma

Después de un paseo por los Jardines Vaticanos, las casi cincuenta personas en situación de calle que han viajado desde Madrid a Roma junto al Padre Ángel, respondiendo a la llamada del Papa Francisco, que ha convocado para hoy viernes 11 de noviembre el “Jubileo de la Misericordia”, han asistido a su audiencia en el Aula Pablo VI.

Unidos en la celebración del Jubileo a otras cientos de asociaciones que trabajan por la dignidad de las personas en situación de calle, los usuarios y trabajadores del templo del Padre Ángel le han entregado, de nuevo, un recuerdo al Papa: un cuadro con la imagen del altar de la iglesia que les acoge, abierta las 24 horas del día en el centro de Madrid.

La vida se nos hace bella también en las situaciones más tristes. Eso se llama dignidad”, ha reivindicado el Papa Francisco. “La misma dignidad que tuvo Jesús, que nació pobre y murió pobre. Pobre sí. Dominado no”, ha sentenciado.

Los sintecho que atiende Mensajeros de la Paz han disfrutado de todas las emociones de la jornada acompañados por Marta Higueras, Primera Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Madrid, y Mari Sol Frías, Directora General de Mayores del Ayuntamiento de Madrid.

La segunda de Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid, no ha querido perderse el viaje, respondiendo a la invitación del Padre Ángel. Con toda la amabilidad y la cercanía, ambos cargos han acompañado a las personas sin hogar, compartiendo conversaciones, desde muy temprano y hasta la recepción en le Embajada de España en la Santa Sede, que ha invitado al grupo a un lujoso aperitivo.

Es un privilegio haberles traído hasta aquí y ver lo que están disfrutando de la ciudad, las comidas, el hotel, la audiencia con Francisco, el trato con políticos y embajadores… Todavía nos quedan unos días de viaje y espero que sigamos recordando que hay que ayudar a los demás para sentir que caminamos”, concluye el Padre Ángel.

Artículo original en Religión Digital